El pasado 19 de julio, se ha procedió al traslado de la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno al taller de Dalila y Galván. Carlos Galván, dirigirá la restauración del Señor, y emitirá en las próximas semanas un informe sobre el estado de la talla.

La pieza, data de alrededor del 1700. Como principal obra patrimonial de la Cofradía, este proceso de restauración, supone el mas importante llevado a cabo nunca por la Hermandad.

Debido a que el estado de la talla revista preocupantes signos del paso del tiempo, se someterá a la misma a una restauración integral. De este modo, cuando la imagen vuelva al culto, lucirá de un modo especial al recuperar su policromía original.

Por este motivo, la Hermandad ha dispuesto en la Parroquia, una urna, donde disponer los donativos para sufragar el coste de la restauración.